lunes, agosto 07, 2017

Cinco fragmentos de dos poemas de Jerome Rothenberg


Un poema de milagros (fragmentos)

7 /

Un milagro
de donde
el otro milagro
procede
la lechuza que se queda
toda la noche
en una palmera

un vuelo de pelícanos
sombras pardas
al este donde el sol
roza el océano
un milagro de cuerpos lejanos
voces del cielo
sonidos sin palabras




10 /

Un milagro de oscuridad
oculta la luz
un milagro en sí mismo
donde la inmensidad
nos rehúye
y nos sumergimos
en una búsqueda frenética

el océano cubierto
por nubes escarlatas
un milagro o no
la arena debajo
es rosa
malva o ámbar
abierta y cerrada




13 /

un milagro
que las palabras aún reverdezcan
tras una era de sequía
que la savia que asciende
colme hojas y brotes
que el sol aún brille
en la oscuridad que lo envuelve

es una ilusión     apenas conocida
una oscuridad más honda
ocultando todo
el firmamento desquiciado
un milagro
que de este sitio transitorio
haya nacido un universo




25 /

un milagro
despertar de un sueño
y contar el sueño
un milagro en sí mismo
que la flor en el sueño
sea tan ordinaria como
la flor de la vigilia

y dicha con tu voz
la palabra es una flor
tan rota y a la deriva
el sonido que reverbera
es un milagro más grande
que todo lo que el ojo mira
o la mente conoce




Un testigo más (fragmento)

7 /

yo es
ego
en otra
lengua

una percepción
fatua
de quien
es él

un día
se desmontará
y terminará
desventurado

leyendo
sus palabras
en cristal
y en aire

o mirando
el cielo
él lee
tu rostro

ojos
como fragmentos
de hielo
radiante

un dios
oculto
de boca retorcida

la palabra
es formidable                         [fur-mí-dabol]
en otra
lengua

las palabras
danzan
por el camino
dentro de mis oídos

y se detienen
al evocar
cómo hablaban
y escribían

recordados
amigos
y camaradas
que partieron hace tanto




Jerome Rothenberg
Testigo & Milagros
Traducción: Javier Taboada
Matadero, 2017.